logo

Actualidad Noticias

El sello CE no es suficiente

Papa Noel y los Reyes Magos tienen una tarea difícil estos días: no basta con que los regalos gusten a los niños, sino que además deben adaptarse a un presupuesto, ser prácticos, adecuados para cada edad y cumplir unos requisitos mínimos de seguridad.

Una de las primeras recomendaciones de los expertos es que nos aseguremos de que el embalaje lleva impreso el código CE, de ‘Conformidad Europea’. Sin embargo, a diferencia de lo que suele pensar la mayoría de los padres, éste no aporta ningún dato sobre la calidad del producto. Se limita a informarnos de que el fabricante cumple los requisitos mínimos legales de seguridad que impone la UE.

El sello CE es una especie de pasaporte comercial europeo para determinados productos, que no tienen porqué haber sido fabricados en un país miembro de la Unión, pero sí haber pasado un examen que los acredita como aptos para su colocación en el mercado.

La falsificación del certificado es una práctica muy habitual, aunque cada vez más controlada. Cuando el juguete procede de un país extracomunitario, es el importador quien se asegura de que la evaluación se ha llevado a cabo, y de que la documentación estará disponible en caso de que las autoridades la soliciten.

Papa Noel puede buscar la marca CE, no sólo en el embalaje, sino también en el propio juguete (o en una etiqueta adherida) y en los documentos que lo acompañan en el interior de la caja. Si faltase en alguno de esos tres lugares, la sospecha debería ser trasladada a las autoridades de consumo.

Este sello no garantiza, sin embargo, que el juguete sea el más adecuado para nuestros hijos. No dice nada acerca de la calidad ni de la utilidad en su crecimiento y, por lo tanto, es necesario estar pendiente de otros requisitos, como el rango de edad al que va destinado o la función que acompaña al entretenimiento.

Los expertos recomiendan que, para un rango de edad de entre cero y dos años, el juguete contribuya a estimular los sentidos; que entre tres y cinco años favorezca su movilidad; y que a partir de los seis enseñe a compartir.

© 2019 - Sernutec - Servicios y Nuevas Tecnologías