logo

Actualidad Noticias

Inspecciones alimentarias: hacen falta más y mejores

La seguridad de los alimentos es un tema prioritario para los consumidores, pero lo cierto es que las inspecciones y controles alimentarios que se realizan en la Unión Europea se han reducido en los últimos años: así lo refleja un reciente estudio de BEUC, del que OCU se hace eco, denunciando esta preocupante disminución de los controles.

En los últimos tiempos se suceden alertas de seguridad alimentaria. Casos como la listeriosis en distintos productos, los problemas de indicación de alérgenos, etc. están a la orden del día y en www.ocu.org nos hacemos eco de ellos.

Los distintos integrantes de la cadena de producción de alimentos (desde el origen a la transformación, industrias y venta son responsables de que al consumidor final lleguen alimentos seguros y que cumplan la normativa. Los países deben supervisar y controlar, pero lo cierto es que los recursos son limitados y a veces insuficientes para llegar a cabo esta tarea de inspección y control de forma adecuada.

Menos recursos para garantizar la seguridad alimentaria

La Organización Europea de Consumidores (BEUC) ha publicado un informe sobre las inspecciones alimentarias realizadas en la Unión Europea, en el que se pone de relieve que el número de controles alimentarios y los recursos asignados a ellos están disminuyendo en toda Europa.

Los distintos países deben controlar toda la cadena, pero en la práctica:

  • Los resultados de las inspecciones y controles no se transmiten de una forma sistemática y equivalente, con lo que es muy difícil conocer la evolución o las comparativas entre países.
  • Se ha comprobado que, en general, los recursos que se destinan en los Estados miembro a controles de alimentos se están reduciendo. Un ejemplo claro: Polonia, que ha sido protagonista de varias alertas por productos cárnicos, ha descendido un 18% el número de inspectores en general y un 24% el de veterinarios
  • También han disminuido los controles en productos de origen animal que son los que mayores riesgos tienen de producir enfermedades transmitidas por alimentos
  • Igualmente hay deficiencias en los controles de etiquetado.
  • Hay que prestar especial atención también al sector de la hostelería con inspecciones eficaces y suficientes… pero por ejemplo en Francia los datos dicen que cada local de hostelería se inspecciona una vez cada 15 años!
  • Además, son pocos los países de la Unión Europea (Reino Unido, Noruega, Dinamarca) que hacen públicos los resultados de las inspecciones e informan a los consumidores sobre el cumplimiento de las normas de higiene en restaurantes y establecimientos de venta de alimentos.

Inspecciones en España: mejor, pero... 

En España también se ha notado la reducción de recursos.

Entre 2010 y 2017, el número de empleados responsables de realizar controles oficiales se redujo un 7,2% entre 2010 y 2017, lo que se tradujo en una reducción de las inspecciones realizadas en los establecimientos de un 8,6% en el mismo período. En cambio, el número total de establecimientos de alimentos en España aumentó durante ese período: mientras que en 2012 cada establecimiento de alimentos fue inspeccionado al menos una vez al año, en 2017, aunque se realizaron más controles, en realidad se inspeccionaron 8 de cada 10 establecimientos, y el porcentaje se mantiene en 2018.

El siguiente gráfico, elaborado por BEUC a partir de la información facilitada por AECOSAN en su informe anual, es muy elocuente y muestra el número de visitas de control (línea de color azul) y el número de establecimientos.

Visitas de control a establecimientos alimentarios (2010-2017)

inspecciones

En España hay 4.633 inspectores dependientes de las consejerías autonómicas de sanidad y consumo, y cada uno de ellos debe inspeccionar unos 140 establecimientos. 

Aumentan las inspecciones no programadas

En 2018, una cuarta parte de las inspecciones ha sido no programadas, la mayor parte de esos controles se han realizado en establecimientos de venta directa al consumidor, destacando sobre el resto el sector de las comidas preparadas (un 31,6% de las inspecciones no programadas). Los motivos de estos controles han sido:

  • Denuncias, alertas y brotes alimentarios.
  • Colaboración en campañas de control de otras autoridades competentes.
  • Tramitación de expedientes del Registro General Sanitario de empresas alimentarias y alimentos.
  • Emisión de informes de actividades alimentarias y de condiciones higiénicas.
  • Seguimiento de no conformidades y de las acciones correctivas tras la detección de incumplimientos.
  • Comprobación de requisitos específicos para la exportación.

Y mejora el control de etiquetado

Respecto a la inspección de etiquetado la situación es algo mejor que en el resto de países, con 159.000 inspecciones realizadas en 2018.

Revisiones de Etiquetado en España

Inspecciones de eqtiquetado

Los mayores incumplimientos son por no indicar alérgenos, por no recoger la información obligatoria en el etiquetado. Han mejorado la indicación de aditivos y la información nutricional. Sin embargo se echa en falta más control sobre etiquetas engañosas.

Queremos más control y más información

La seguridad de los alimentos nos preocupa a todos. Es una prioridad.

  • Desde OCU insitimos en la necesidad de realizar los controles necesarios, con los recursos adecuados, en todos los países de la Unión Europea: en un mercado único y globalizado, el fallo de uno nos afecta a todos.
  • Además, los datos de inspección deben ser públicos, transparentes, visibles para los consumidores: que se sepa cuándo se han inspeccionado y cuál ha sido el resultado de la inspección, Estos sistemas de transparencia dan confianza a los consumidores, hacen visible el trabajo de la inspección y al "reconocer" al que lo hace bien, se convierten en un incentivo para cumplir todos los requisitos ya que puede ser una ventaja competitiva.
  • Deben hacerse públicas también las sanciones, que han de ser uniformes entre países y suficientemente importantes para ser disuasorias. De otra forma una empresa podría buscar donde es más barato infringir la ley y hacerlo sin que eso afecte a su viabilidad.

OCU confía en que las nuevas normas de la Unión Europea que entrarán en vigor a partir del próximo 14 de diciembre sirvan para armonizar los informes de los Estados miembros sobre los controles de alimentos, comparar el desempeño de los países y detectar a aquellos que no están tomando su deber de control lo suficientemente en serio. Todos saldremos ganando.

Consulta la noticia original AQUI

© 2020 - Sernutec - Servicios y Nuevas Tecnologías