logo

Actualidad Noticias

¿Termo eléctrico o calentador de gas?

Actualmente, existen diferentes formas de conseguir agua caliente en casa. Están los sistemas de acumulación o los instantáneos, los que funcionan con electricidad y los que lo hacen con gas, las placas solares… Ninguno es mejor opción que otro, simplemente dependerá de tu casa y de elegir el que se ajuste mejor a tus circunstancias.

Gas o electricidad: ¿cómo caliento el agua de casa? 

En este artículo hemos querido comparar los termos eléctricos y los calentadores de gas para que conozcas los pros y contras de cada uno de estos sistemas, pero antes explicaremos brevemente cómo funcionan:

  • Termos eléctricos: son tanques que, con una resistencia eléctrica, calientan el agua que se acumula en su interior. Esta se mantiene caliente para cuando la necesitas.
  • Calentadores de gas: son equipos que calientan el agua a demanda utilizando gas.

¿Cuál es más barato?

En principio, los calentadores de gas requieren de un gasto inicial mayor, ya que son equipos normalmente más caros y porque su instalación es más costosa. También precisan de un mantenimiento y unas revisiones que los termos eléctricos no necesitan.

Sin embargo, los termos eléctricos consumen más energía, puesto que mantienen el agua caliente, aunque no los utilices. Ahora bien, en los últimos años, los fabricantes han introducido algunas mejoras para reducir su consumo: sistemas inteligentes que aprenden tus hábitos y calientan el agua solo cuando la necesitas, sistemas conectados que puedes controlar a través de tu móvil, excelentes aislamientos o sistemas híbridos que combinan la resistencia eléctrica con la aerotermia, entre otras cosas.

En definitiva, en OCU pensamos que, si en casa ya tienes suministro de gas porque lo utilizas para cocinar, económicamente te saldrá más rentable un calentador de gas, a pesar de que la inversión inicial sea superior a la del otro sistema. En cambio, si cambiar a un termo eléctrico te va a permitir darte de baja del suministro de gas, quizás te interese más un termo, siempre y cuando lleves un control de lo que consumes.

En cualquier caso, el coste final de lo que tendrás que pagar por calentar agua con cada sistema estará influido, sobre todo, por la tarifa de gas y electricidad que tengas contratada en tu casa.

En cuanto a su uso, ¿qué diferencias hay?

Calentar agua en casa con un termo eléctrico supone 2 cosas:

  • Que dispones de agua caliente de forma inmediata, basta con abrir el grifo. De hecho, el agua del termo suele salir a más de 50 ˚C, por lo que es fácil quemarse. Ten cuidado con esto y mézclala con agua fría.
  • Que el agua caliente es limitada, esta se acaba y hace falta esperar a que se vuelva a calentar. Esta limitación no tiene nada que ver con la simultaneidad, por lo que tendrás agua caliente en todos los grifos que abras. Aun así, dimensiona bien el termo en función de tus hábitos, el número de personas que seáis en casa, etc.

En cambio, el calentador de gas calienta el agua a demanda. Es decir, tendrás que esperar un poco a que salga el agua caliente, pero no tendrás problemas de que se termine. Sin embargo, si abres varios grifos al mismo tiempo, es posible que esta no llegue a todos.

¿Y el mantenimiento?

Los calentadores de gas están sujetos a una normativa que establece que aquellos sistemas de hasta 24,4 kW deben ser revisados por un profesional cada 5 años, aunque algunos fabricantes recomiendan (y especifican) que este tiempo sea menor. Esta persona se encargará de revisar tanto el calentador como la instalación de gas (estanqueidad, llaves de paso y de cierre, contador, gomas de la instalación…).

En el caso de los termos eléctricos, no existe la obligación de que pasen un mantenimiento. Ahora bien, y si quieres alargar su vida útil, no está de más echarle un vistazo de vez en cuando al aparato, evitar la acumulación de cal o cambiar la barra de magnesio cuando sea necesario, entre otras cosas.

¿Qué sistema es más respetuoso con el medio ambiente?

Hoy en día, calentar el agua de casa con electricidad es menos contaminante que hacerlo mediante gas, puesto que cada vez se genera más electricidad a partir de energías renovables.

Existe la previsión de que en 2030 un 70 % de la demanda de electricidad se cubra con energías renovables. Para ello, uno de los objetivos principales de la transición energética es la electrificación a demanda, es decir, animar a que los consumidores utilicemos aparatos o sistemas eléctricos en detrimento de otras energías.

¿Ninguno de estos sistemas para calentar agua te acaba de convencer? Otra opción es la caldera mixta de condensación de gas. Se trata de un equipo que calienta el agua a demanda utilizando gas y que, al mismo tiempo, sirve como sistema de calefacción de la vivienda. Sus ventajas e inconvenientes vienen a ser prácticamente las mismas que las de un calentador de gas, añadiendo que cubres también la demanda de calefacción con el mismo aparato.

Consulta la noticia original AQUI

© 2020 - Sernutec - Servicios y Nuevas Tecnologías