logo

Actualidad Noticias

El consumo de pescado en los hogares cae un 13,5 % en los últimos seis años

El consumo de pescado en los hogares españoles no deja de caer. Lo que ha sido siempre uno de los productos básicos en la dieta mediterránea y pieza fundamental de una alimentación saludable, está cada vez más arrinconado en el menú diario de las familias españolas. Los datos son contundentes. Si en 2009 en cada hogar se consumía una media de 29,9 kilogramos por habitante y año, en 2015 se ha pasado a 25,86, según datos de la Confederación Española de Pesca. Un 13,5% menos.

Aunque el descenso es lento (27,30 en 2010, 26,81 en 2011, 26,37 en 2012, 26,8 en 2013 y 26,4 en 2014), el sector pesquero ha dado la voz de alarma, ya que las principales consecuencias de esta caída son económicas y sanitarias, según señalaron a ABC el secretario general de Cepesca (Confederación Española de Pesca), Javier Garat, y la directora adjunta de Fedepesca (Federación de Empresarios Detallistas de Pescado), Luisa Álvarez.

 

Petición al Gobierno

 

Las causas que explican este descento son tres, principalmente. En primer lugar la crisis generalizada, agravada por la subida del IVA a los productos pesqueros, que pasó del 8 al 10%, mientras que la mayoría de países de la Unión Europea aplica entre un 5 y un 6%. En este sentido, el sector ha pedido al Gobierno que se considere al pescado un elemento básico, como la fruta, el pan o la leche, que están gravados solo con el 4%. «La subida del IVA no nos ha ayudado nada, en un producto que no es caro», subraya la representante de las pescaderías, Luisa Álvarez, «tenemos el mismo tipo de IVA que la Coca-Cola». 

Los cambios en los hábitos de consumo es la segunda causa que explica esta caída. El problema radica en que las familias, por diferentes circunstancias, tienen menos tiempo para cocinar y dedican menos tiempo para la compra de pescado. «El pescado -señala Luisa Álvarez- se percibe como un producto complejo para comprar, conservar y cocinar, aunque no lo es». Además, la aparición de nuevos formatos comerciales, como las grandes superficies y los supermercados, con una forma distinta de comprar, hace que la gente compre menos pescado.

El comercio tradicional de pescado, las pescaderías, han ido perdiendo cuota de mercado. Del 100% que tuvieron han pasado a un 50% en el mercado del pescado fresco y un 30% en el general. Asimismo, la amenaza de desaparición es evidente, ya que se ha pasado en los últimos diez años de 14.000 pescaderías a 10.000. «La red de pescaderías de España es única en el mundo», recuerda Álvarez.

Menos gasto sanitario

Estos cambios de consumo también afectan a la dieta. Los españoles cada vez más se alejan de los patrones fundamentales para su alimentación y de un producto tan saludable como el pescado. «Uno de cada dos niños tiene sobrepeso y el siete por ciento del gasto en Sanidad se destina a enfermedades relacionadas con la obesidad», subraya la representante de las pescaderías españolas.

Precisamente, expertos de la FAO y de la Organización Mundial de la Salud (OMS) han destacado en su último panel los beneficios nutricionales que para la salud tiene el consumo de pescado. Entre estos beneficios está la mejora de la vista, la prevención de enfermedades cardiovasculares, el cáncer de próstata, los trastornos inmunológicos, la osteoporosis, y con el término de los embarazos y el posterior desarrollo neurológicos y cardiovascular de los lactantes y los niños. Desde Cepesca se advierte de que si el aumento de consumo de pescado mejora la salud, habrá menos gasto sanitario.

La tercera causa del descenso del consumo es, a juicio de estas dos organizaciones pesqueras, la falta de promoción del consumo de estos productos. El principal instrumento con el que se contaba hasta ahora para la promoción era el FROM, un organismo del Ministerio de Agricultura y Pesca, que desapareció en 2011. Al eliminarse también quedó sin presupuesto, y desaparecieron de un plumazo sus más de 11 millones. Actualmente, solo se destinan dos millones de euros para la promoción de los productos de la pesca.

Esta queja del sector ya fue trasladada en su día a la ministra de Agricultura y Pesca, Isabel García Tejerina, a través de una carta en la que se le pedía «trasladar a la Secretaría General de Pesca las competencias de promoción de los productos de la pesca, con un presupuesto que alcance, al menos, la cifra del 2011».

Los representantes de los pescadores esperan que se ponga freno a esta situación, ya que España es el primer productor industrial de la Unión Europea en productos de pesca con el 16% de la producción y ocupa el puesto 21 de producción del mundo. Asimismo, es la flota más importante en Europa por capacidad.

 

Fuente: ABC

© 2020 - Sernutec - Servicios y Nuevas Tecnologías